Ebita | Dirección financiera a la medida

Noticias


LA GESTION FINANCIERA EXTERNA


 

La importancia de contar con alguien que ayude a analizar lo sustancial en la empresa.

Cuando el dinero o la financiación sobran, los márgenes ocultan las ineficiencias y los posibles errores de gestión; la liquidez es la savia de la empresa, y si esta abunda, puede que nada nos haga detectar un tronco o raíces débiles.

Pero cuando los ingresos caen y el grifo de la financiación está cerrado, por lo general se recurre a la reducción indiscriminada de costes como principal vía de actuación para intentar salvar la empresa, y no se analiza si su estructura económico-financiera es la óptima.

Siguiendo con el símil vegetal, si usamos una motosierra para podar una planta en delicado estado de salud, corremos el riesgo de acabar con la poca vida que le quede.

Inmersos en el día a día, y condicionados por la urgencia de la situación, es comprensible que se actúe sobre aquellos gastos más visibles como medidas de salvamento. No podremos en duda la importancia de buscar la eficiencia operativa, pero hemos de intentar aparcar las tareas diarias  para poder observar la empresa en su conjunto, desde sus cimientos hasta el último punto de venta.

Un correcto análisis pondrá de manifiesto si estamos optimizando los recursos disponibles, si hay aspectos de mejora en la operativa o si una estructura financiera diferente aportaría a la empresa más solidez o flexibilidad.

El problema es que este análisis es muy difícil de efectuar por dos motivos:

El primero es que el día a día absorbe el más importante y escaso (por encima del dinero) de los recursos, el tiempo.

Y el segundo es que en las empresas en crecimiento o con problemas, raramente se dispone de un departamento financiero lo suficientemente armado.

Para este tipo de empresas, hasta que adquieran cierta estabilidad, es de gran utilidad contar con un asesoramiento financiero externo, como el que presta EBITA, por las numerosas ventajas que aporta:

El costo es mucho menor que un departamento propio.

Se puede contar con él de forma puntual, o bien establecer una relación continuada, con participación en el día a día de la empresa.

Las tareas a medida que puede abordar son muy variadas: diagnóstico, recomendación de medidas, formación a directivos y empleados, gestión del cambio, etc…

La adaptación a las necesidades de las empresas es máxima.

Sin duda nos encontramos ante un cambio sustancial en la forma de entender las relaciones empresa-profesional; las empresas se están adaptando, sus estructuras son más ligeras y las relaciones con los profesionales serán mucho más flexibles.

Lo que no cambiará, es la importancia de la relación personal con estos profesionales, y de la confianza que transmitan, por tanto, para las empresas será mucho más ventajoso contar con personas que transmitan cercanía, y capacidad de adaptación a sus necesidades concretas. 

Volver

MEJORAR MÁRGENES, REDUCIR RIESGOS Y CONTROLAR TU OPERACIÓN

Ponte en contacto con nosotros y te explicamos como!